Twitter y el ego

Twitter es un mundo de egos, le guste a quien le guste. Estoy seguro que de todas las personas que tienen Twitter y dicen que no les importan la cantidad de seguidores, el 99,9%, miente. ¡A quién no le gusta tener seguidores! ¡Por favor!

No sé si vamos a llegar a un punto tal que la sociedad este «segmentadax» según la cantidad de seguidores de Twitter, como si fuera el nuevo «dinero» (qué disparate) o no. Pero lo cierto es que a todos les importa, ¡aunque no lo quieran admitir! El tema es, ¿cuál es esa necesidad de ser populares? ¿Por qué queremos ser leidos y requeridos? ¿Qué hay con la necesidad de ser famosos?

El ego, esa es la respuesta. ¡El ser humano necesita sentirse superior! Y con los seguidores de Twitter encontramos una forma de sentirnos superiores, o no. Yo, que tengo un poco más de 300 seguidores —no es un número alto— me «enojo» un poco cuando hacen unfollow, les soy sincero.

Facebook y Twitter, ¡más adictivos que el alcohol y el tabaco!

Lo anexo a ese post. Un estudio que será publicado próximamente en la revista  Psychological Science afirma que las redes sociales son más adictivas que el tabaco y el alcohol. (¡!)

Investigadores realizaron una encuesta a un grupo de doscientas personas de entre 18 y 20 años con el fin de descubrir sus tentaciones más irresistibles. El resultado arrojó que las personas no pueden resistir a la tentación de consultar las redes sociales, ya que es un deseo más fácil de satisfacer porque no hay que ir a un quiosco y comprarlo, ¡manga de vagos y amarretes!

Seguramente también tiene que ver con la necesidad de estar comunicados todo el tiempo, saber lo que hacen los demás y querer que los demás sepan qué hacemos nosotros.


Cuestiones de ego.

Sin opiniones

¿Qué te parece?

Para dejar tu opinión, recordá tener habilitado tu perfil de Blogger o escogé la opción Nombre/URL si no tenés un blog.
Si aún no sabés cómo comentar podés leer esta simple guía.

Los comentarios con contenido SPAM serán borrados.

:) :'( :( :P :D :$ ;) :-I :-X :O |O :S
También podés (en pop-up)